jueves, 27 de enero de 2011

Anticatalanismo no es lo mismo que catalanofobia

A ninguno de mis amigos catalanes les he escondido nunca que mis tendencias políticas están lo más alejadas posible del nacionalismo.  Siempre me ha parecido que el nacionalismo es algo malo por definición.  Busca las diferencias entre los pueblos, en vez de buscar las similitudes, y enfrenta a las personas por el simple hecho de considerarse dentro de una u otra “nación”. 
Pues resulta que no estoy solo.  He encontrado unas cuantas citas de personajes importantes, con las que me identifico bastante:

“El nacionalismo es algo intrínsecamente malo por dos motivos. Primero por creer que unas personas son, por su pertenencia a una nación, mejores que otras. Segundo, porque cuando el problema es el otro, la solución implícita de este problema siempre será el otro.”
Ryszard Kapuściński, periodista e historiador polaco.


"Cuantas menos razones tiene un hombre para enorgullecerse de sí mismo, más suele enorgullecerse de pertenecer a una nación."
Arthur Schopenhauer, filósofo alemán.


"El nacionalismo se cura viajando” 
Camilo José Cela, escritor español, ganador del Premio Nobel de Literatura

"El nacionalismo, lo mismo el centralista que los periféricos, es una catástrofe en todas sus manifestaciones".
Mario Vargas Llosa, escritor peruano ganador del Premio Nobel de Literatura. (entrevista en ABC)


"De todos los ismos políticos de la historia, el más marcado tal vez sea el nacionalismo, [...] En su nombre se ha vertido más sangre que en el de cualquier otra causa salvo la religión."
George M. Taber, colaborador de la revista Time


"El nacionalismo divide a la humanidad en unidades mutuamente intolerantes. En consecuencia,el hombre piensa primero como perteneciente a su nación, y en segundo lugar, si acaso, como ser humano."
Ivo D. Duchacek. Profesor de política. De su libro “Conflict and Cooperation Among Nations”

"El nacionalismo es la extraña creencia de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí."
George Bernard Shaw, escritor irlandés ganador del Nobel de Literatura en 1928, y del Oscar en 1938.


"Patriotismo es cuando el amor por tu propio pueblo es lo primero; nacionalismo, cuando el odio por los demás pueblos es lo primero."
Charles de Gaulle, Presidente de la República Francesa de 1958 a 1969


"La historia de España es pendular. Del nacionalismo militarista de Franco pasamos a la exaltación de los nacionalismos periféricos."
Gabriel Tortella, economista e historiador español


Bajo mi punto de vista, todo lo anterior se puede aplicar al nacionalismo catalán, también llamado catalanismo.  Pero la cita que mejor expresa mi opinión es la siguiente (aunque no haya podido encontrar su origen): 
“El nacionalismo es malo por definición; sólo llegar a ser peor si se enfrenta a otro nacionalismo”
Esa es exactamente la situación que tenemos en España: al nacionalismo catalán (y al vasco) se enfrenta de una manera muy visceral otro tipo de nacionalismo centralista, también excluyente, arrogante e intolerante, el cual podría llamarse pues “españolismo”.  Aunque mucha gente los confunda, no tiene nada que ver con el fascismo, ni siquiera con el Franquismo, pues está promovido por políticos y periodistas estrictamente democráticos, basando gran parte de sus argumentos en la Constitución Española.

Pero existe.  Aunque alguno de mis amigos de fuera de Cataluña lo duden, existe.  Y se dedica de una manera entusiasta a atacar a todo lo que sea catalán.  No sólo a sus “enemigos” naturales, que serían los políticos nacionalistas, sino a todo lo que tenga que ver con Cataluña y los catalanes.  Se dedican continuamente a promover un odio hacia todo lo catalán, de una forma tan mezquina que da vergüenza escucharlos.  He recogido unos cuantos ejemplos, sólo unos pocos, de los muchos que se pueden encontrar.


-------------------------------------------------------------------------------------


A Jose Ramón de la Morena le molesta que se utilice el catalán.  Así de simple.  Utiliza un argumento tan estúpido que se desmonta sólo: seguro que hay seguidores del Manchester United, o del Inter de Milán hasta en Quintanilla de Onésimo, y no creo que le moleste que ellos escriban sus mensajes en inglés o en italiano.  Y seguro que no reaccionaba con tanto odio si un jugador congoleño se levanta la camiseta tras un gol, y le dedica unas bonitas palabras en su lengua materna a su hijo (aunque se las tengan que traducir)
Es odio puro y duro hacia una lengua que muy a su pesar se utiliza en Cataluña.  No tiene nada que ver con estar o no de acuerdo con la inmersión lingüística en catalán, ni las multas por etiquetar comercios sólo en castellano (en ambos casos estoy en profundo desacuerdo).  Este señor lo que tiene es un odio visceral al catalán.

-------------------------------------------------------------------------------------




Este ex-locutor de la COPE, pareja de desmanes y excesos de Jiménez Losantos, ha utilizado innumerables veces ese gracioso juego de palabras: en Cataluña gobiernan (gobernaban) los socialistas, y además son nacionalistas, pues gobierno NACIONAL-SOCIALISTA (en clara referencia al gobierno NA-ZI de Hitler).  Señor César Vidal, los políticos catalanes serán todo lo odiosos que usted quiera, pero llamarlos Nazis es pasarse un poco, ¿no cree?
-------------------------------------------------------------------------------------


La votación en el Parlamento Catalán se forzó a través de una ILP (Iniciativa Legislativa Popular), es decir, a través de la recogida de las suficientes firmas para forzar al Parlamento a votar el tema.  Debido a lo controvertido del caso, de manera excepcional, los dos partidos mayoritarios (PSC y CiU) dieron libertad de voto a sus parlamentarios.  Cada uno votó según su propio parecer, y no el oficial del partido.  Se podrá estar a favor o en contra de la prohibición, o pensar que algunos votos fueron influenciados por sentimientos nacionalistas, pero no se puede decir que es antidemocrático.  De hecho, es uno de los procesos democráticos más limpios que he conocido.  
Y por cierto, la comunidad de Canarias prohibió las corridas de toros en 1991, sin que entonces nadie se rasgara las vestiduras ofendido por el ataque a un símbolo nacional....


-------------------------------------------------------------------------------------



Unos cuantos y vergonzosos ejemplos más de políticos que se dedican a fomentar el enfrentamiento entre regiones.


-------------------------------------------------------------------------------------





Aquí tenemos el muchas veces repetido argumento del boicot a los productos catalanes.  Parte de dos mentiras repetidas mil veces, que como ya decía Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, al final se convierten en una verdad.
1) Que todos los catalanes quieren la independencia.  Es más, también es mentira que una mayoría de los catalanes quiera la independencia.  Las estimaciones más altas de voto del independentismo, en los pueblos más propensos y en los tiempos más exaltados, ha sido de entre el 9 y el 28%.  Y esto es un dato real.  Son una pequeña minoría de exaltados y radicales que, incluso llegado el caso de poder votar realmente por la independencia, veríamos si lo harían.
2) Que los catalanes chupan de España.  Yo no se para qué se publican las balanzas fiscales, si nadie se las mira.  Y los que se las miran (los políticos) es únicamente para manipular a la opinión pública.  Cataluña, como región por encima de la media en renta per cápita, aporta al estado más de lo que recibe (como es lógico, y como otras regiones).  Cada catalán paga al estado cada año unos 1000 € más de impuestos de los que recibe, un poco menos que los baleares (1150 €) o que los madrileños (1400€). Como es lógico y normal, la solidaridad entre regiones con el objetivo de igualar en lo posible la riqueza.  Lo mismo que hemos estado recibiendo de franceses y alemanes durante muchos años, desde que España entró en la UE.
Hacer boicot a los productos catalanes es, además de estúpido, contraproducente para el resto de regiones de España.
Todas las personas que viven y trabajan en Cataluña, pero no son independentistas, ni siquiera nacionalistas (creedme, los hay, somos muchos) no tienen la culpa.  Estáis atacando a vuestra propia fuente de ingresos.  ¡No os dejéis engañar, coño!

-------------------------------------------------------------------------------------



En fin, que cuando escucho todas estas barbaridades, empiezo a entender que algunos catalanes se sientan tan atacados, que reaccionen de manera agresiva, y que se cierren más en su sentimiento nacionalista.  Si esto mismo pasara con Aragón, y escuchara ataques diarios a todo lo relacionado con mi amada tierra, quizás reaccionaría de la misma manera.

EL NACIONALISMO SÓLO PUEDE EMPEORAR SI SE ENFRENTA A OTRO NACIONALISMO.

Seamos coherentes, no fomentemos la catalanofobia.  No nos dejemos engañar por estos sinvergüenzas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada